Verano en familia

verano en familia

Verano en familia

Ahora que los más pequeños han terminado el colegio y tienen mucho más tiempo libre, una de las preguntas más frecuentes que nos realizáis en sesión, es la de qué puedo hacer para que estén entretenidos ya que dicen que se aburren durante el verano en familia

Durante el curso escolar, los más pequeños tienen rutinas marcadas por las horas lectivas en el colegio, los deberes o estudiar y hacer las extraescolares. La queja que más escuchamos durante este periodo por parte de ellos/ellas es el no tener tiempo para hacer lo que les gusta y divertirse. Por este motivo el verano es el momento más deseado para los más pequeños.

Pero es importante que durante este periodo de tiempo no se descuiden las rutinas. Es una época donde los pequeños pueden quedarse en casa sin cosas que hacer y/o sin relacionarse, sin rutinas, ni obligaciones y los más pequeños tienen mucha energía.

¿Qué aporta mantener la rutina durante el verano?

  • Seguridad: saber qué tienen que hacer les aporta tranquilidad ya que para los más pequeños el mundo es algo nuevo a descubrir.
  • Perseverancia y constancia: a partir de la organización de actividades mediante horarios, es decir, rutinas, aprender a organizar su vida.
  • Mejora en el ambiente familiar: Ayuda a la regulación emocional y a la organización frente las actividades y esto puede evitar discusiones porque se normaliza la rutina.
  • Organización: les ayudará a seguir organizando su mente frente a las actividades a realizar y esto le ayudará para seguir el ritmo durante el curso escolar.

¿Qué evita la rutina durante el verano en familia?

  • Tristeza y apatía: si no gastan toda la energía que tiene y sienten que no realizan cosas que les gusta y se entretienen tienden a estar lábiles y más sensibles.

  • Pérdida de habilidades sociales: durante el curso escolar tienen contacto social con sus iguales y profesores que le hacen sociabilizar y esto durante el verano en familia se puede ver reducido. Afectando a sus habilidades comunicativas.

  • Abuso de tecnologías: es importante marcar tiempos para el uso del móvil, Tablet u ordenador ya que si fuera por ellos/as se pasarían todo el día frente a las pantallas y es necesario que realicen otras actividades y desarrollen su imaginación.

  • Mal humor e irritabilidad: si no realizan actividades tienden a tener un humor lábil y pueden mostrarse irritados y saltar a la mínima cuando algo no les gusta ya que disminuye la capacidad de la gestión emocional.

¿Qué podemos hacer en nuestro verano en familia?

  • Crear una lista: lo ideal sería realizarla en conjunto con los más pequeños, con los deseos de actividades a realizar durante el verano. 
  • Calendario semanal, donde se especifique días y horas con las actividades a realizar. Este es importante que sea visual y que se ponga en algún lugar visible.
  • Variedad: es importante que haya actividades placenteras: manualidades, piscina o playa, juegos de mesa y/o construcción; responsabilidades en el hogar (según edad) y escolares deberes y lectura; y tiempo de ocio con pantallas (limitado).
  • Actividades fuera de casa: sea en sitios comunitarios o privados como casales, etc. para fomentar la sociabilización entre iguales.
  • Tiempo de calidad con los padres: momentos de ocio en conjunto, de escucha activa y de gestión emocional.

Estas pautas pueden ayudar a un buen ambiente familiar en casa durante el verano en familia y a fomentar la regulación emocional de los más pequeños, además de la organización frente al siguiente curso escolar.

Anaïs Manzanares